próximas funciones

lunes, 18 de abril de 2011

El Tiempo Perdido vuelve de Turquía

Turquía es un país maravilloso, lleno de sorpresas en todos los sentidos. Un país de extremos. Hay que decir claramente que es una cosa ir como turista y totalmente otra cosa es ir a trabajar en un festival. Y nosotros fuimos a DOS!!!
El Festival de Izmir (Esmirna) se celebró entre el 10 y el 21 de marzo. Un festival muuuy grande. Había muchísimas compañías, 31 exactamente. Entre estas destacaban Jordi Bertran, Stephen Morttram, Victor Antonov, Taiwan Puppet Theatre Company, además había compañías de teatro de Bulgaria, de Rusia, de Armenia, de Alemania, de Japón, de Bélgica....un festival muy internacional! Y entre ellos, nosotros, búlgara y serbio de España :)
No voy a hablar nada de la organización, porque no es el punto fuerte de los turcos en general. Pero sí que voy a hablar del enorme corazón que tenía toda la gente voluntaria que trabajaba en los dos festivales. Ponía cuerpo y alma para que todos nosotros nos sintiésemos como en casa. Y así fue! Como en casa... En las fotos que hemos publicado se puede ver el ambiente que había. Tanta alegría te hace olvidar de todos los problemas posibles e imposibles.
Del segundo festival, el de Luleburgaz, no se puede ver nada en Internet, porque su página está en construcción. La cuidad es pequeña y no es nada excepcional, no hay monumentos históricos, no hay una naturaleza impactante, pero hay una gente maravillosa. Y el nivel del festival para una cuidad tan pequeña es igual de excepcional. Todos los grupos que estaban tenían algo que enseñar.
Lo más inolvidable de este festival serán las cenas! Cada cena se convertía en una reunión de amigos, haciéndonos olvidar de los problemas de organización. Porque al fin y al cabo la gente es lo que importa.
"No problem!" es la frase que más escuchábamos en Turquía. Luego siempre aparecía algún problema! Grave, diríamos nosotros. Pero no sé cómo hacían, que este problema ya no era un problema. No es que solucionaba, simplemente cambiaban el punto de vista! Y ya nadie lo veía como un problema, el público menos!!! Sufríamos mucho, pero luego disfrutábamos mucho más riéndose junto con ellos de todos nosotros y de la situación.
Mirad las fotos, ahí está toda la emoción! Toda esta amistad que surgió de esta frase tan emblemática "No Problem!"
Turquía es un país que tiene una gente maravillosa, que nos hizo olvidar todos los perjuicios que teníamos relacionados con nuestra historia. Y me alegro muchísimo de que fue así. Ahora somos algo menos nacionales y mucho más internacionales. ¿Es posible que una marioneta tenga tanto poder? Sí.

viernes, 11 de marzo de 2011

Turquía invita a Teatro PLUS

Ya queda poco. Mañana es el último día en el suelo español. Cruzamos los dedos que no haya obstáculos en los aeropuertos y que lleguemos sanos y salvos a Turquía. Junto con el espectáculo "El Tiempo Perdido", naturalmente.
Ese es el mundo de los títeres. Nos vieron en Bulgaria, les gustó tanto el espectáculo que nos invitaron a su festival en Turquía. Y no sólo en uno, sino a DOS. Primero vamos a Izmir (Esmirna en castellano). Una preciosa cuidad a la costa egea.
Nunca hemos estado en Turquía. Antes cuando vivíamos en Bulgaria estábamos más cerca, pero por distintas razones nunca hemos tenido la ocasión de ir ahí.
Ahora nos toca sobrevolar nuestros dos paises de origen, que son Serbia y Bulgaria, y aterrizar en Turquía.
Después de Izmir nos vamos a Luleburgaz. Ahí todavía no se sabe como y cuando vamos a actuar, pero estamos tranquilos.
Cuando volvamos vamos a contar más cosas. Espero que sea una gira agradable.
Mientras tanto estaremos como siempre en el Facebook. ¡Nos vemos ahí!

viernes, 4 de marzo de 2011

Hacer o no hacer…

Un espectáculo se hace sólo. Lo único que tienes que hacer es escucharle, escucharle bien. Tengo hechos tantos espectáculos y cada vez me resisto a escucharle, porque quiero seguir la imagen que tengo en mi cabeza. Pero al fin y al cabo todos ellos terminaban tomando su propio camino.
Puedo comparar este proceso con lo de pasar a través de un laberinto. Al principio te parece que ves claramente el camino, que sabes muy bien donde y como tienes que llegar. También sabes que habrá muchos obstáculos, pero todo parece tan claro, que estos obstáculos no parecen más que una neblina que en cuando te vea ¡desaparecerá en seguida! Como no va a desaparecer, si eres gente de la clase A ¡¡¡Y cargado de fuerzas, empiezas!!! En este momento estas mirando desde arriba, como la gente astuta y hábil, sabes que has cogido la sartén por la manga y lo único que tienes que hacer es cortar los alimentos, saltearlos un poquito y disfrutar comiéndote el plato. ¡Plato comido!

Z

¿Pero qué pasa? Desde el mismo principio empiezan a ocurrir cosas. Te cortas el dedo, se te rompe el cuchillo, el fuego no quiere emprenderse, el plato es demasiado pequeño!!!! Y más, y más, y MAS!!! Y no hay final! Las cosas ocurren una tras otra, el espectáculo empieza a tomar su propia vida: acepta esto pero aquello NO. Esto le va ¡pero a ti NO! Llegas a un punto en el que pierdes el control, no sabes donde estas. Sucede poco a poco, paso a paso. De repente ya no estás arriba, no eres ni astuto, ni hábil, y ¡¡¡la experiencia de tantos años de trabajo parece que no ha existido nunca!!! Ya no eres de la clase A, no eres ni de la B, ni de C, ni siquiera de L. Eres una persona totalmente perdida, estas abajo, tan metida en problemas y preguntas sin respuesta que no ves la salida. ¡Simplemente no puedes! Eres una persona Z, sola y asustada. Pero hay que llegar hasta el final. Y es entonces cuando hay que volver al principio. Recordar la idea principal. Tranquilizarte y terminar el trabajo.

Un espectáculo es algo que tiene su propia vida. Igual que un hijo. No puede salir un abogado si lo que de verdad le gusta es la música. ¡Déjale ir! Y sobre todo nunca te enfades de que no ha salido perfecto. ¡Nadie lo es! Ni siquiera tu…